Un cuento para soñar..Tormenta y marea.

La marea no había hecho más que comenzar. Desde la ventana de aquella casa podía ver como se avecinaba la tormenta mas grande que jamás había visto, y desde luego, no era la única que allí había acontecido.

Desde que se mudó a aquella isla todo había sido diferente. Los problemas de la gran ciudad habían desaparecido, los atascos, los gritos, el bullicio, y la monotonía de un trabajo que poco daba a la imaginación.

Pero un día conoció a una bella mujer. Salía de su trabajo cuando al doblar una esquina topó con ella y aquel montón de papeles cayeron al suelo. ¡Ups ¡ lo siento, dijo él sin apenas darse cuenta de que era una mujer.

En cuclillas, recogiendo los cientos de folios aburridos del frio suelo, no daba crédito a lo que en ese momento su corazón veía. Si, así es, porque el corazón también tiene ojos, y en ese momento, los abría con total esplendor.

Volvió a dejar caer las hojas  y tartamudeando dijo…Ejem…perdón , iba despistado y la verdad es que, que, no sabía por donde iba..hummmm. Su mente trataba de ordenar las palabras una y otra vez, pero no era posible.

Aquella mirada, esos ojos y ese flequillo juguetón sobre su frente hacían que sus palabras y sus movimientos fueran torpes y lentos, como si de un perezoso se tratase.

Perdona, siento haberme tropezado contigo, si te parece te lo compenso invitándote a un café, dijo ella. El, sonrió, y mas tranquilo, asintió con la cabeza , ambos se acercaron a la vieja cafetería de la esquina, aquella que siempre huele a café recién hecho.

Hablaron, y hablaron hasta que el café se transformó en cena, y al termino de la misma ella le dijo: Mañana parto para las islas Karma, en el océano pacífico, voy sola…no se porque te digo esto , pero, te gustaría venir conmigo?

El licor de hierbas que estaba saboreando se le atragantó tanto que parecía que una enredadera le hubiera atrapado la garganta. Pero por alguna razón extraña iba a decir que sí.

Diría adiós a todo, su trabajo, su grisáceo piso en la zona vieja…todo, pero algo dentro de él trabajaba como una locomotora de vapor, su corazón, y las ganas intensas de vivir.

Sin darse cuenta, estaba montado en un avión de la Panam rumbo a las islas, al lado de un ser que le había cambiado por completo.Al llegar allí , encontraron una casita de madera tropical, frente al mar, y solo el sonido de las olas rompía el silencio pacificador de la arena.

De repente…un sueño…una pesadilla…una…Tormenta…aquella que sucedió tres semanas después de llegar y en la que ella desapareció. Ahora otra mucho mas intensa se le venía encima. Al recordar los momentos tan bonitos, los momentos pasados con ella, maldecía al cielo por el castigo que recibía.

Porqué? Se preguntó…la mar se la llevó, y yo, solo, la espero cada mañana en la orilla de la playa para ver si el mar me la quiere devolver. La tormenta comenzó. Los rayos caían por todos los sitios y la lluvia inundaba cuanto tenía en su paso.

Loco de ira, empezó a correr por la arena gritando el nombre de aquel Ángel que un día tropezó con el en aquella esquina. Agotado, dolorido, cayó de rodillas en la arena, sollozando y murmurando su nombre, nombre que el destino había querido que no lo supiera.

De repente, una ola gigante se abalanzó sobre él y lo engulló hacia el fondo del mar. Luchando por su vida, notó unos labios en su boca, labios que lo tranquilizaban en el camino sin retorno de la muerte.

Al abrir los ojos, turbios por la sal, vio un rostro, un Ángel…un sueño..a ella.

 

Anuncios

About elbauldeguardian

Adventure, Passion and live!!..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: