La sonrisa.

Allí estaba, al otro lado de aquella sala fría y llena de gente. Llevaba esperando mas de 4 horas el trén que según le habían dicho nunca se atrasaba, pero por lo visto, eso se lo decían a todos.

Enfundado en su viejo abrigo negro, y con su sombrero de ala ancha, daba una sensación de ser misterioso pero a la vez confiable. Estaba apoyado en una esquina, de donde pendía un reloj enorme que hacía años había dejado de funcionar, solo las arañas hacían correr el tiempo entrelazando sus telas entre las agujas. Los nervios se palpaban en el ambiente porque ese era el último tren para salir de la ciudad.

En Taborcity ya no había nada, todo se había acabado, o mejor dicho aún,lo habían hecho desaparecer. Las personas que allí vivian arrasaron con todo. No había un lugar en la pequeña ciudad sureña que estuviera en pie porque la política había dividido a sus habitantes. Los fanáticos del senador Corly y los fieles no menos locos del reverendo Max. Entre unos y otros llegaron a las manos..destruyendo ideas e ilusiones..para al final, dejar el pueblo baldío,seco y esteril..peor que una tierra en barbecho de largos años.

Los políticos huyeron hace tiempo y las gentes, sin líderes a quien adorar, acabaron abandonando sus pocas posesiones en pie. Triste locura la de los hombres. Ahora, en la vieja Estación del Sur, se hacinaban aquellas personas cabizbajas y orgullosas que habían cometido el error de no ser ellos mismos.

Y que hacía el allí?..gran pregunta. La respuesta está en un viejo auto, un VW Split que tristemente se averió en esa pequeña ciudad..y en el peor día. Nadie que lo ayudara, solo masas de gentes huyendo hacia el último tren. Había dejado su preciado auto debajo de un gran roble, y ahora, debía tomar un tren lejos de allí, para después venir a buscarlo.

Observaba las caras de las personas, todas largas y serias, semblantes tristes y anodinos, con odio y temor en sus rostros. Pero al final de la sala, una mujer lo miraba fijamente..y curiosamente, el a ella también. En ese momento un tremendo silvido inundó la Estación..era el trén.

Por fín saldría de aquel infierno incómodo!. Las personas comenzaron a subir con ansia y desorden..todos subieron, y tren partió. Solo quedaron 2 personas en la sala, ella y él, acompañados por una sonrisa.

Etiquetas: , , , , , , ,

About elbauldeguardian

Adventure, Passion and live!!..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: