ABISMO DE ACERO..PARTE I

El impacto fué tremendo. Por un momento su cabeza pareció desprenderse de su cuerpo y volar a toda velocidad siendo golpeada por mas de cien garrotes. El era uno de los 5  tripulantes de un Panzer V . Aún se preguntaba que hacía allí dentro luchando por una causa perdida, esperando el desastroso final, o mas bién, alargando esa tremenda agonía.

El humo salía por el costado del acorazado. El Panzer se encontraba en una pronunciada ladera cuando fué divisado por dos T-34 soviéticos que no dudaron en disparar, acertando sobre él y abatiendolo. El potente blindaje del carro alemán soportó parte del impacto, evitando su total destrucción, pero lo hizo caer por el precipicio y desaparecer entre el frondoso bosque del fondo.

Al caer parecía como si la tierra fuera a abrirse bajo el. Las rocas volaban, los arboles crujian y caian hechos añicos ante la gran mole de acero..para al final..silencio. Quedó medio hundido en mitad de unos matorrales, cubierto por toda la maleza posible, humeando e inerte para siempre.

Pasaron varias horas hasta que Hans despertara aturdido y cubierto de sangre. Le costó abrir los ojos porque la sangre que le había escurrido por la cabeza estaba ya seca. A duras penas podía moverse, pensó que tendría variós huesos rotos y no se equivocaba ya que 3 costillas y una pierna estaban destrozadas. La respiración le era muy complicada pero se sobrepuso por un momento e intentó ver a sus compañeros. La muerte le rodeaba, todos estaban en peor estado, para ellos la guerra había terminado.

Buscó algo de agua dentro del destartalado tanque, pero no encontró nada. La noche se estaba acercando y el frio empezaba a hacer mella en su maltrecho cuerpo. El silencio en mitad de aquel bosque era poco menos que inquietante y a la vez lleno de paz. Solo se escuchaban pequeños estruendos de artillería muy lejos. Se preguntó donde habría caído y lo mas importante, que sería de él. El dolor empezaba a ser insoportable, una de las costillas debía haberle perforado un pulmón, cada vez que tosía pequeñas gotas de sangre salían disparadas. Buscó tentando con la mano y encontró la bolsa de primeros auxilios. Allí había morfína. Encontró una dosis y se inyectó en la pierna, al rato se durmió.

Cuando despertó ya era de día, aunque la oscuridad dentro de aquél féretro de acero era casi total, solamente un rayo de sol que pasaba por el boquete del proyectil que había impactado lo hacía saber que aún estaba vivo, al menos, de momento. Se incorporó un poco y no le quedó mas remedio que gritar. La pierna le estaba matando. No tenía otra opción que entablillarla con algo, pero..con qué?. Observó a su alrededor y no encontró nada. La verdad es que estamos hablando del interior de un Panzer, donde las concesiones a las comodidades no están contempladas. Por un momento creyó desmayarse del dolor. De repente notó algo detras de su espalda. Era un trozo de madera..o mas bién..lo que quedaba de un fusil K-98. No podía ser mejor hallazgo. A duras penas se quitó el cinturón y como pudo se aseguró su pierna rota. Las lágrimas corrian por sus mejillas.

Silencio..de nuevo el mas absoluto silencio. Era como si lo hubieran sacado de una pesadilla y ahora, estaba en otra distinta. De repente, escuchó algo..( Continuará)

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

About elbauldeguardian

Adventure, Passion and live!!..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: