La semilla inmortal

Cuenta la leyenda que hace miles de años dos semillas fueron plantadas en lo mas profundo del un brondoso bosque. De ellas, a través de los tiempos, surgieron dos robustos árboles que con los años se entrelazaron con fuerza uno al otro. Los demás árboles estaban a su alrededor, como guardianes de un amor oculto, observando la dulce naturaleza de la vida.

Un silencio de paz inundaba aquél bosque. Los animales hacían que sus sonidos fueran sinfonía en mitad del susurro del viento entre las hojas. Tal era la fuerza del abrazo en el que estaban inmersos que su contínuo crecer estremecía la noche con su poder, y sus ramas paraban los rayos del sol como si quisieran beber de ellos.

Y sí..no todo fué paz. Llegó la guerra, y los hombre necesitaron madera para sus armas y barcos. El bosque fué el primer objetivo, cambiando el placer de su música por el rechinar de sierras y hachas. El crujido de la naturaleza se hizo sentir..y todos los árboles cayeron..todos menos los dos que abrazados resistían con fuerza el embite de las hachas. Día y noche serraban aquellos troncos entrelazados. Apenas podían cortarlos y eran los únicos que necesitaban para acabar aquel barco de guerra. Tuvieron que llamar a afiladores expertos para dar filo a las herramientas de corte, un filo mortal que acabara para siempre con aquellos poderosos árboles, los únicos del antíguo bosque antes floreciente y hermoso. El péor de los días fué cuando trajeron bueyes con sus aperos para tirar de el. Más de 30 animales bramando y luchando por derribarlo, pero tampoco fué posible.

Los días pasaban y con ellos llegó la tormenta. Los truenos y los relámpagos llenaron el descampado desolado de una luz tenebrosa. Los hombres tuvieron que refugiarse en sus tiendas durante unos días, llenando sus barrigas de fuerte licor olvidando por un momento los rigores de la batalla. Solo el agua de la llúvia golpeando en el suelo era el único sonido, solo atenuado por las risas de los soldados. Al finál, el sol apareció. Uno de los hombres de guardia dió la voz de alarma y todos acudieron prestos a la batalla saliendo de las tiendas golpeandose unos contra otros colocandose sus armaduras..pero no había tal, solamente los dos árboles entrelazados con fuerza, sin ninguna herida ni astillas, sin ningún signo de haber sido golpeados o cortados. Sus hojas y ramas estaban aún mas verdes tras la tormenta y su tronco era más grueso que antes.

Los hombres observaron durante un rato mirando desde abajo hasta arriba. Muchos dejaron el yelmo en el suelo y cayeron postrados ante el como fulminados por un rayo. Aquellas semillas que hoy erán un fuerte árbol no pudieron ser destruidas, sus fuertes lazos impidieron que a pesar de los embites y dolor cayeran ante el enemigo. Hoy en día, esos árboles están dentro de tu corazón, solo tienes que buscar el centro del bosque y descubrir que son parte de tí.

Etiquetas: , , , ,

About elbauldeguardian

Adventure, Passion and live!!..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: