El reflejo de ti mismo.

¨Si eres una buena persona..la gente se aprovecha de ti¨..dijo el anciano mientras volvía a hechar al caña al rio. Sentado en la vieja pasarela de madera, rodeado de bosque y arbustos frondosos cuyo color predominante era el verte intenso , el viejo formaba parte de aquel relajante paisaje. Junto a el, una joven de rostro travieso que habitualmente bajaba al río a mojar sus pies y relajarse mirando como los peces subían a respirar y cazar alguna que otra libélula.

Con el sombrero calado hasta las orejas, mascaba un junco reseco. Con el rabillo del ojo la observaba y decía palabras sin sentido para ella.  Pero la bonita joven sonreía a la réplica del malhumorado anciano, sin entender el porqué de aquellos consejos que ella consideraba fuera de toda razón. Todo era alegría y libertad, como si el aire fuera aliado de su espíritu y navegaran juntos por los caprichosos gustos de la vida.

Un pececillo saltó frente a la muchacha salpicando su vestido de gotas de agua. El anciano giró su cabeza con simbolo de negación, ¨Me estas espantando los peces¨dijo con voz rasgada y solemne. pero ella volvió a sonreir, su sonrisa era parecida a una cascada de agua fresca sobre las rocas y por alguna razón, se pudo ver un leve gesto en el rostro arrugado del pescador silencioso . Un extraño reflejo en la superficie del rio hizo que ella se reclinara sobre el mismo. Lo que vió la sorprendió bastante. Era una mujer anciana, con el mismo vestido que ella. Pronto se dió cuenta de que era su mismo reflejo..pero 70 años mas adelante. Su corazón latía sin parar, la faltaba la respiración.

Con sus manos tocó el reflejo y este despareció. Algo dentro de ella murió en ese momento. Se levantó sobre la pasarela de madera y se acercó al anciano. Se sentó a su lado y lo abrazó temblorosa. Inmovil, sin aparentar ningún sentimiento, escupió el junto mascado contra una piedra y la dijo: ¨ Lo que ves..es parte de ti, lo que serás y solo tu eres capaz de definir si se hará realidad, debes de ser tu misma, nunca temblar ante la adversidad mi niña¨.

En ese momento el corcho del anzuelo se hundió en el agua. Sobresaltado el viejo pescador tiró con fuerza y volando salió una botella enganchada al anzuelo. Cayó rebotando sobre la pasarela. Ambos se pusierón en pié y la miraron extrañados. Era una botella de formas extrañas y dentro había una nota escrita. La joven,  impulsiva como siempre se abalanzó sobre ella y quitó el tapón. Aquella hoja de papel solo tenía una frase que la dejó perpleja:

                                                                                                                     ¨Te estoy esperando¨

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

About elbauldeguardian

Adventure, Passion and live!!..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: