El reloj sin hora.

El escaparate de aquella vieja tienda de antiguedades de la calle Strauss en Berlín estaba opaco y súcio por el polvo acumulado. Era como si toda la tienda en si fuera una antiguedad a la que observar como una reliquia del pasado, donde lo único vivo era el señor Hans, que por lo que se sabía llevaba en la tienda desde antes de la Guerra.

Lo milagroso de la misma era que había sobrevivido a los terribles bombardeos aliados que dejaron la ciudad reducida a cenizas, pero aquella esquina, aunque llena de metralla y restos de cascotes, aún estaba en pié. Solo habían pasado 2 años desde que la guerra había terminado y la reconstrucción no había hecho mas que empezar. Era habitual ver las calles llenas de soldados patrullando, viejos vehículos destartalados y colas interminables de personas con su cartilla de racionamiento.

El señor Hans apenas había combatido, ya era muy mayor. Solo le tocó parte de la defensa civil en 1945 organizada con ancianos, niños y los pocos soldados que quedaron en pie, mal equipado y deseoso de ver terminar una guerra ya perdida. Cuando todo acabó, volvió a su tienda, cerrada en los últimos meses por los ataques aéreos, para intentar reflotar aquel pequeño ¨barco hundido¨. Aun recordaba como al abrir aquella puerta de madera su alma cayó al suelo al ver que parte de lo que el tenía había sido robado..y lo que aún permanecía dentro estaba esparcido por el suelo, la gran mayoría roto o inservible.

Ahora, con pocas cosas en la tienda, algunos libros, candelabros de bronce, llaves antiguas, cascos militares y vários relojes que en su día dieron la hora a personas llenas de vida. Pocas personas podían permitirse comprar nada, y el trueque era algo habitual para conseguir lo que deseabas. Hans limpiaba cada objeto con esmero con una vieja bayeta hecha de una camisa desgastada, puede que el aspecto de la tienda fuera malo por fuera, pero dentro se respiraba tranquilidad y limpieza.

La campana pequeña de la puerta sonó. Un cliente..un caballero de larga gabardina negra y sombrero del mismo color. Sin mediar palabra con Hans se dirigió hacia el estante de los relojes y muy despacio empezó a verlos. El anciano lo observaba con inquietud, aquella imagen le imponía respeto, como si alguien del pasado viniera a llevarselo. De repente la siniestra figura negra se detuvo en su búsqueda y levantando su mano derecha con uno de los relojes de muñeca antiguos dijo: ¨Este es…me lo quedo¨.

Hans se acercó despacio. El hombre del sombrero ocultaba su rostro . ¨Dígame que quiere por el¨..dijo..Hans se limitó a vero detenidamente. Era un viejo reloj con una corréa de cuero roida, le faltaban las manecillas por lo que era facil deducir que estaba muy estropeado, aunque el mecanismo de cuerda funcionaba correctamente. Con su temblorosa mano giró várias veces la manecilla para dar cuerda y se lo acercó al oido.

Allí estaba..¨Tic-tac..tic..tac¨..funcionaba..pero no tenía agujas!!. la gran pregunta es quién querría un reloj así?. este relój no se puede arreglar..dijo Hans, pero si lo quiere es suyo por unos pocos Marcos. El misterioso hombre dejó caer unas monedas encima del mostrador, mas de lo que valía aquella relíquia por lo que cogió su antiguedad y salió por la puerta. Hans seguía muy intrigado. Empezó a buscar entre los otros relojes a ver si allí estaban las agujas caidas, pero no, allí no había mas que olor a viejo.

Segúramente fué un capricho ..pensó..un capricho caro. Aquella noche Hans iba a cenar algo mejor gracias a la venta de aquel reloj. Al salir de la tienda algo estaba cambiado. Era como si el tiempo se hubiera detenido. Todo estaba suspendido en el aire, como muerto. Se acercó a una mujer que estaba cruzando la calle y estaba petrificada en mitad de la misma. Por curiosidad miró su diminuto reloj de muñeca, las 19:30 de la tarde. Siguió caminando por la calle solitario, viendo caras que estaban inmóviles, y todos tenían la misma hora en su reloj..las 19:30. No podía entender nada, aquello era una locura, pero estaba sucediendo.

Por un momento recordó la hora en la que vendió el reloj a aquel misterioso caballero..era mas o menos la hora que todos tenían en sus relojes, detenidos por el tiempo. Una enorme piedra que estaba en una orilla le sirvió para sentarse a descansar y meditar. La situación era dantesca, todo estaba muerto en vida. Miró al suelo y frente a el unos zapatos bien lustrosos. Según subía la mirada mas temblor le entraba. Era el hombre que le había comprado el reloj.

En una mano tenía aquella antiguedad, mientras con la otra daba cuerda sin parar. Segun lo hacía las pocas gentes que estaban aún en vida se detenían y se quedaban estáticas. Hans intentó quitarselo de un manotazo, pero los reflejos del hombre oscuro eran mejores y este se alejó unos metros. En el intento el viejo anticuario tropezó y al caer se golpeó la cabeza contar un cascote de piedra. Debió permanecer insconsciente mucho tiempo..el dolor era insoportable, pero lo extraño, era que estaba en su tienda de nuevo, apoyado sobre el mostrador de relojes.

Aturdido, buscó entre la montaña de relojes el que estaba sin agujas que había sido objeto de su pesadilla. No pudo encontarlo, todos ellos no tenían ese elemento tan imprescindible, no podían dar la hora. Miró por el sucio ventanal de su escaparate, todo seguía como en su sueño o realidad, detenido hasta que un latido de su viejo corazón le preguntó..¿y a que hora?..en su último aliento sin poder responder, miró hacia el cielo y murió.

Ahora ya sabes que pasa cuando el reloj se detiene sin ningún motivo..las agujas se paran..y el siguiente paso es que ya no existen las horas ni el tiempo.

;

20120928-192800.jpg<;/a

20120928-192858.jpg

Anuncios

Etiquetas: , , ,

About elbauldeguardian

Adventure, Passion and live!!..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: