El reflejo del amor

Un gran estanque lleno de agua verdosa estaba en medio de aquella vieja mansión abandonada. Los jardines que un tiempo fueron motivo de largos paseos y risas entre sus laberintos de setos bien cortados hoy no eran mas que marañas de zarzales y espinos entrelazados en un abrazo de complicidad, como diciendo, ya nunca nos podréis sacar de aquí.

Las estatuas del aquel lugar estaban renegridas por el tiempo y el abandono, y te miraban tristes y melancólicas recordando tiempos mejores donde ellas eran testigos silenciosos de cortejos de palacio, intrigas e infidelidades. Yo estaba allí  en medio de aquel mundo que un día fue lógico y hoy era un mísero reflejo de lo que fue. Estaba porque me relajaba el silencio, el sonido del viento entre los arbustos y la hierba descuidada, el olor humedad constante , y sobre todo, aquel estanque .

Me gustaba sentarme en la orilla y sacar mi viejo cuaderno de dibujo para hacer apuntes. Siempre dibujaba el mismo, imaginaba frente a mi a una mujer, al otro lado, sonriendo, mientras yo perfilaba con mi lápiz su bonito cuerpo. Pero obviamente era eso, solo imaginación. En aquella mansión palaciega no había mas que silencio, un viejo coche abandonado en la entrada y yo, un loco soñador que aún creía en los cuentos de hadas.

Por un momento las nubes se apartaron y el sol reflejó con fuerza en el estanque su luz, haciendo del mismo un verde esmeralda intenso, mágico y embriagador. Cegó mi vista por un instante y tuve que bajar la mirada. Un aroma dulce y a la vez adictivo inundó el ambiente. No era el clásico olor de aquel lugar, este era diferente, femenino, me gustaba.

Levante la mirada y allí estaba, frente a mí, en la orilla ,descalza sobre el borde del estanque. Era igual a mis sueños. Tuve que frotar mis ojos para descubrir que aquella hermosa visión era real. Mi lápiz cayo de mi mano incapaz de sostenerlo debido al cruce de emociones que mi mente estaba sufriendo. Comenzó a sonreír y dejó caer su vestido dejando ver su cuerpo desnudo mientras entraba en el estanque. Intenté gritar que no lo hiciera pero mi voz no pudo articular ningún sonido. Mi vista la siguió hasta que desapareció bajo el agua verde.

Corrí de un lado a otro del estanque buscando indicios de ella. Mi corazón palpitaba y se estremecía con solo pensar en perderla, pero solo las libélulas sobrevolaban la superficie  nada de aquella maravillosa chica. Me senté en la orilla tembloroso observando mi distorsionado reflejo cuando ella salio de pronto y me abrazó. Sus labios se fundieron con los míos y me arrastró al fondo del pequeño estanque.

Dicen que que quien se refleja en el aún puede ver el verdadero amor en su reflejo, y cerca, huele a una mezcla de aromas extraños capaces de hacer nacer la luz en el alma mas oscura.

Imagen

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

About elbauldeguardian

Adventure, Passion and live!!..

One response to “El reflejo del amor”

  1. Iraultza Askerria says :

    Bonito relato. Me ha gustado, sobre todo, las descripciones del entorno (con sus imágenes y sus metáforas).

    Saludos de otro “loco soñador”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: