Marie y la piel desnuda.

Acurrucada en su viejo diván vestida solo con una camisa vieja tres tallas mas grandes veía su destartalado televisor mientras saboreaba en su mano una copa de vino. Era una noche diferente, aunque no mas que cualquier otra. Marie siempre tenía la misma rutina, sentarse en aquel viejo sitio desgastado, encender la televisión y cambiar de canal una y otra vez, sin poner atención a nada en especial, solamente dejar volar su imaginación y salir de allí para siempre. Lo diferente era que había abierto una botella de vino que tenía guardada para cuando la ascendieran en su trabajo.

Era obvio que eso no había ocurrido, pero estaba harta, cansada de esperar. Ahora disfrutaba del rico licor de Baco, dejando sus pálidos labios teñidos de un suave color rojizo. El alcohol pronto hizo su efecto y comenzó a sonreír  a imaginarse lejos de allí. La verdad, pensó, que me impide largarme, dejarlo todo, agarrar mi moto y desaparecer dejando solo la estela de lo que fui.

Pronto la copa cayó de su mano y terminó rodando por la alfombra. El sueño se apoderó de ella y durmió. Cuando despertó la cabeza era un concierto de timbales pero recordaba perfectamente sus deseos, lo que soñó despierta mientras la copa se vaciaba lentamente por su garganta. Preparó un café bien cargado y se dio una ducha. Mientras el agua corría por su cuerpo, descubrió que estaba desnuda, solo era piel que carecía de toda imaginación, no mas diferente al resto de otras mujeres. Con sus manos dibujó sobre sus pechos, su ombligo, imaginaba un paraíso de color donde ahora era un solar de blancura y pureza.

Realmente imaginaba otra vida..no la suya, y deseaba saltar al vacío , transformarse como nunca había imaginado. Cuando terminó de ducharse, se vistió apresuradamente y cogió su Harley. Los vecinos siempre la veían mal, una chica solitaria, con su moto, y que se acostaba tarde, chismosos y cotillas que hacían del chismorreo su forma de vida.

El sonido inundó la calle y ella aceleró aún mas. Quería sentirse libre como un águila. Pronto llegó a su destino, un lugar conocido por ser de los mejores en tatuajes del lugar. Entró sin miedo y dijo:

¨Soy Marie..vistan mi piel desnuda¨

Pronto la aguja y los colores empezaron a coser su piel con un nuevo diseño. Se mezclaban caminos y valles, carreteras y símbolos llenos de poder. El dolor era para ella una sonrisa a la nueva vida, nunca pensó que una copa de vino cambiara tanto su vida en una noche cualquiera. Al terminar, después de varias horas, regresó a su casa.

Ya era muy tarde, se quitó la ropa y se colocó su camiseta gigante. Su rostro era diferente  mas risueño. Comenzó a recorrer los dibujos de su cuerpo con su mirada imaginando recorrerlos de verdad, su piel ya no estaba desnuda, deseaba entrar dentro de ella y vivir en aquel cuadro de color y vida para hacer de un mundo gris algo colorido,lo hizo hasta que se durmió agotada por el intenso día.

Los días pasaron, y nadie vio a Marie. Cuando entraron en su casa vieron un enorme mural pintado sobre una pared blanca, igual al tatuaje que ella se había hecho . Nunca mas la vieron..bueno, dicen que en esa pintura hay una chica que va en moto, y que cambia de lugar en lugar del cuadro según el día en que lo mires.

foto: 33mlista.cl

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

About elbauldeguardian

Adventure, Passion and live!!..

One response to “Marie y la piel desnuda.”

  1. Diana says :

    Relao que transporta y hace viajar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: