No cierres los ojos.

Tenía los pies helados e hinchados de tanto caminar por la nieve. Sus desgastadas botas de poco le servían , ya no eran mas que un trozo de cuero seco y unas tachuelas reventadas. Frotaba sus manos con fuerza para intentar entrar en calor intentando atravesar sus manoplas de tanta fricción, pero el frío era intenso, y de nada servía por mucho que lo intentara.

A lo lejos se divisaba una enorme humareda según iba alejando , dejando un surco profundo en el suelo sobre el gélido hielo. Solo sus intensos ojos negros era lo único que se podía ver a través de una bufanda hecha con un trozo de abrigo quemado y su gorro de lana. Ver su mirada en contraste con el manto blanco de la nieve era como observar la profundidad de una vida en sus frías retinas.

Por un momento creyó ver a alguien que se acercaba hacia el, pero no, era el espejismo de un sueño, de creerse a salvo de todo mal, caliente frente a una cálida chimenea cargada de troncos de roble que lo calentaran mientras saboreaba una taza de café. Unas manos dulces y suaves de mujer que acariciasen su cuerpo tullido y dolorido, una cama que no fuera un trozo de metal unido a unos muelles mal puestos, con un colchón sin chinches ni piojos. Aún no había llegado el momento de ver con sus propios ojos lo que su mente dibujaba con ansia e ilusión.

Giró despacio su cabeza hacia la ciudad que abandonaba. Unas imágenes pasaron por su frente recordando sonrisas de victoria en aquel verano de 1943 cuando se dirigía a Stalingrado. Todo pasó demasiado deprisa..aunque las desgracias lentas. La guerra lo había atrapado en medio de la nada, de una obcecada obsesión por conquistar una ciudad a golpe de munición y muerte. Ahora, el, un simple soldado del difunto y vencido 6º ejercito Alemán , caminaba solo por un desértico páramo nevado donde los únicos arbustos eran trozos de metal y vehículos destruidos, las piedras eran hombres de ambos bandos congelados con la forma en la que murieron. Según los veía imaginaba su cara en cada uno de ellos ya que era posible que en breve cayera en la nieve muerto de frió . Quizás era lo mejor, caer en el lecho blanco y frío y dejar volar su alma desfallecida que resultar prisionero de los Soviets.

Foto: archivo.org

Se apoyó en el costado de un trozo de lo que fue un avión . Sus rodillas temblaron y cayó sentándose sobre el frío suelo. Sus labios estaban hinchados , desnutrido y sin fuerzas, miró al cielo mientras la nieve se mezclaba con sus lágrimas congeladas. ¨No cierres los ojos¨se repetía una y otra vez,¨ sigue con ellos abiertos, mira mas allá, vuela con tu mirada donde tus piernas no te pueden llevar¨..

Una sombra se acercó desde atrás. Era una mujer rusa, de penetrante mirada y vestida con el típico uniforme acolchado del ejercito ruso. Al verla intento esbozar una leve sonrisa, pero su cuarteada cara por el frió no se lo permitió, ya no sentía apenas dolor, solo deseaba morir y dejar aquella guerra para siempre. La mujer se abalanzó sobre el y lo envolvió en una gruesa manta empujándolo a un improvisado trineo que hacía las veces de camilla. Comenzó a tirar con fuerza en dirección a una de las muchas casas derruidas del suburbio de la ciudad. Jadeaba en cada tirón mientras el seguía con la mirada abierta, como queriendo lanzar una señal al destino , diciéndole, ven..te espero con la mirada frente a ti..mírame a los ojos si deseas llevarme.

Dentro de la casa había un pequeño fuego hecho con restos de ropas y maderas. Lo tumbó cerca de ella y lo abrazó. Por un momento sus pupilas se fundieron en una sola mientras se miraban y el notaba el calor del cuerpo de aquella chica que lo estaba dando todo por el. Sintió un fuerte dolor en sus piernas según entraba en calor, pero en la medida que se descongelaba, también lo hacían sus lágrimas. Notó su denso sabor salado en sus cuarteados labios. Ella apartó su bufanda y lo besó. En ese momento cerró los ojos y murió.

Nunca se rindió, con todo, la guerra es dura..aún mas la derrota..pero sobreponerse a ella es la mejor victoria..fue su último pensamiento antes de cerrar su mirada al mundo. La joven se quedó a su lado, pensativa, con la mano entrelazada con la suya viendo su cara y en ella una sonrisa.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

About elbauldeguardian

Adventure, Passion and live!!..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: