Archivo | castillos RSS for this section

Ellos lucharon …lo olvidaste?

La historia puede no ser justa para muchos , de hecho , es bastante injusta ya que es ella vemos elementos y situaciones que han transformado el Mundo que todos conocemos. Guerras en las que no hay vencedores ni vencidos, otras donde el vencedor clama su premio y el vencido hinca las rodillas y baja la cabeza sumiso ante la derrota, y en algunas ocasiones hasta la historia se reescríbe dibujando sobre hojas donde solo había lágrimas .

Hoy quiero recordar a héroes , sin importar políticas ni bandos, solo soldados que les tocó luchar en un lugar donde se convirtió en un infierno , donde apenas se podía respirar más que el tórrido aliento de la muerte.

Lo más triste es cuando los políticos de turno o los idealistas que ni siquiera vivieron nada igual , utilizan estos terribles acontecimientos para sus fines, para olvidar una parte y recalcar otras por antojo ,como por ejemplo la lucha del Alcázar de Toledo en la guerra civil Española y borrar aquello que no conviene.


Hace poco tuve la oportunidad de visitarlo ( desde hacía más de 12 años que no lo veía ) y realmente , vi que parte de su historia , de las leyendas que lo defendieron de un horrible asedio desde el 21 de Julio de 1936 al 27 de Septiembre de ese mismo año , habían sido convenientemente modificadas.

Pero ahora imaginad … 5000 milicianos Republicanos, artillería , tanques y aviación , contra 800 Militares sublevados , entre los que había 110 civiles, además de mujeres y niños.


Fueron batallas encarnizadas y obviamente en gran desigualdad para el bando Nacional , pero resistieron heroicamente hasta la extenuación, con solo armas ligeras , granadas y poco más que la inventiva de mantenerse vivos, siendo machacados dia y noche .

Un episodio vergonzoso es la amenaza de las fuerzas Republicanas al General Moscardó de ejecutar a su hijo capturado si no rinde el Alcázar , el valiente ( Habrá que imaginar lo destrozado de su corazón ) tiene que decidir no rendir la plaza , y perder a su hijo al estilo de lo que ocurrió con Guzmán el bueno.


Su hijo fue asesinado , pero el Alcázar no se rindió . Esta gesta heroica de hombres y mujeres valientes debe conocerse, repito, sin afinidades políticas , debe saberse porque sus corazones aún laten por los valientes que allí murieron .

Maqueta del estado del Alcázar después del asedio.


Actualmente el Alcázar está repleto de estructuras modernas , no existen las camillas donde se postraron los heridos ni la conversación que mantuvo el General con el jefe local de la Izquierda Republicana donde tuvo que decidir la suerte de su hijo… Faltan muchas cosas, y todas ellas claman en sí, volver , porque no es justo acallar a los heroes, sean del bando que sean.


El Alcázar quedó destruido , y hoy en día , está altivo y restaurado pero triste ante las sábanas que cubren parte de su historia .

Anuncios

Un Jeep en la corte del Rey Arturo..

Lord Gawain se baja de su caballo. Desde la alta loma puede divisar el viejo castillo de su enemigo, el conde Wildmor . Los soldados del conde están bien escondidos dentro de la fortaleza, parapetados con sus armas. Los arqueros en la parte superior, todos ellos con el largo y poderoso arco ingles de largo alcance, temido por quienes se han tenido que enfrentar a el. Detrás, están los lanceros prestos para abatir a cualquier enemigo que intente atravesar las almenas de la fortaleza.
La infantería con sus escudos y espadas esperan agolpados en el patio de armas, es obvio, la batalla esta a punto de comenzar.
Lord Gawain es uno de los caballeros del Rey Arturo, en otras también llamado Galván,y en esta ocasión lidera un grupo de hombres, en su día libres y hoy encadenados a los caprichos del conde Wildmor. Estas personas, hartas de la esclavitud y el abuso, buscaron en Gawain, conocido por ser un noble caballero que apuesta por las cosas justas, el líder ocasional para dirigirlos a la victoria.
El aire se enrarece.. La niebla comienza a desaparecer y los rayos del sol acaban con cualquier atisbo de oscuridad.
El relincho de un caballo rompe el funesto silencio..

Esto podría ser el comienzo de una de las muchas historias que yo leía de pequeño. Aun recuerdo la trilogía de Sir Thomas Malory..o de varios autores anónimos hablando de los famosos caballeros de la tabla redonda.
Obviamente, el tiempo ha pasado, pero lo aprendido y los recuerdos han dado paso a disfrutar los momentos por pequeños que estos sean.
Hoy disfrutamos como niños buscando caminos rurales, llenos de baches y lodo, ramas y piedras, los mismos que usaron los antiguos caballeros en sus caballos..pero lo hicimos a lomos de un Jeep Patriot.
En algunos momentos conectamos la opción de bloqueo total, ya que aunque es un 4×4 permanente, en ocasiones complicadas, el reparto de fuerza es al 50%.
Ver a lo lejos el imponente castillo es una sensación difícil de explicar..te vas acercando y tu te vas haciendo cada vez mas pequeño..el Jeep parece una hormiga frente al gran coloso de piedra.
Aparcamos frente a el, y compartimos la historia.
Pudimos ver mas de 3 castillos en una jornada UNICA, llena de buenos momentos y coronada por grandes experiencias y fotografías.
Bueno..ya solo quedas tu!..que te parece si en la próxima te apuntas a la aventura?..;-)

20111127-095608.jpg

Un viaje por el Alcazar..

Hoy en el baul vamos a hablar de un castillo-Alcazar que siempre me ha impresionado tanto por su porte como por su historia. Vamos a pasear entre sus muros y visitar sus alcobas, compartiendo con quienes vivieron y lucharon en el.
Este Alcazar se encuentra en la ciudad de Segovia, en la provincia de Castilla y León.

Aunque su origen es incierto, si bien se sabe que en este promontorio existía un antiguo castro que por su posición estratégica constituía un verdadero baluarte defensivo. Por ello, seguramente, romanos y árabes dejaron aquí su huella. Por documentos, se sabe que en el siglo XII ya existía un primitivo palacio, aunque el actual fue construido por la dinastía de los Trastámara en el siglo XV. Sucesivos reyes lo ampliaron hasta darle la forma que tiene en la actualidad.

Tanto Fernando III, como Alfonso X hicieron en él notables mejoras. Alfonso X reunió las aquí las Cortes en 1256, y desde la torrecita denominada de Alfonso X el monarca observaba y estudiaba el firmamento. En época de Juan II se edificó la torre principal, que lleva el nombre de éste rey, además de la sala de la Galera. A su hijo Enrique IV se debe las construcción de los magníficos artesonados del salón de las Piñas y del Tocador de la Reina.

En este alcázar, en 1474 la reina Isabel la Católica se proclamó a sí misma reina de Castilla con la ayuda del alcaide de la fortaleza, Andrés Cabrera, y con el entusiasmo de los habitantes de Segovia. Esto le trajo el apoyo de los Mendoza y de otras importantes familias.

Felipe II mandó construir sus maravillosos tejados cubiertos de pizarra.

La revuelta comunera en época de Carlos V dañó el Alcázar, siendo impulsadas por el Emperador numerosas obras de restauración. De las fiestas el lujo y el boato, con el pasar de los años, el palacio quedó relegado a lugar de reclusión para ilustres reos acusados de delito de Estado.

Carlos III lo declaró colegio de Artillería en el siglo XVIII, produciéndose en 1862 un grave incendio que destruyó casi por completo su interior. Fue restaurado a finales del siglo XIX, en tiempos de Alfonso XII.
El alcázar de Segovia se divide en dos núcleos. El primero lo forman un patio herreriano con foso, el puente levadizo, la torre del homenaje y dos cubos circulares con chapiteles. El segundo es el interior y cuenta con una estupenda capilla y las salas nobles de la Galera, las Piñas y el Tocador de la Reina. Además, tiene cuatro pisos con buhardillas y amplios sótanos.

Destaca la sala de los Reyes que está decorada con un artesonado de hexágonos y rombos dorados y con un curioso friso con 52 imágenes policromadas y sedentes. En la sala del Trono, destaca una preciosa cúpula mudéjar y las yeserías gótico-mudéjares. Sus paredes están recubiertas con terciopelo y con retratos de distintos reyes.

La torre del homenaje fue edificada por Juan II en plena transición del románico al gótico. Alcanza los 80 metros de altura y se encuentra decorada con bellos esgrafiados y doce magníficas torrecillas. Se accede a través de un pasadizo. Durante el reinado de Felipe II, se recubrieron los tejados con originales chapiteles de pizarra.

Destaca la torre de Alfonso X el Sabio, desde la cual el monarca estudiaba el firmamento, y las estupendas salas interiores decoradas con artesonados mudéjares y ricas yeserías.

En la capilla se puede ver un magnífico artesonado mudéjar y unas artísticas vidrieras realizadas por el artista segoviano Muñoz de Pablos. Igualmente, encontramos dos retablos, uno del siglo XVI de la escuela castellana y otro gótico dedicado a Santiago Apóstol. Destaca el cuadro de la Adoración de los Reyes de Bartolomé Carduccio.
No hace mucho, pudimos visitarlo. A parte de que es una experiencia que no se olvida, tambien te queda un grato recuerdo en tus piernas, cansadas de subir y subir escaleras en la gran torre del homenaje.
Segovia esta llena de historia..ven a conocerla y de paso puedes comer un rico tostón con un buen vino!!

Castillos

Cada vez que alguien nos dice..mira un castillo !..rapidamente nuestra mente asocia las aventuras de los caballeros, las princesas y conquistas en un mundo lleno de fantasía y realidad.
Dentro de ese maravilloso mundo, encontramos el lado real, la parte por la que esas enormes moles de piedra nos observan  inmunes al paso del tiempo desde lo mas alto del monte donde fueron construidos para defender una posición o como morada de un señor feudal.
En el baúl encontré una foto de uno de ellos. Un castillo que a la vista parece un navío en mar de trigo y cebada, o cuando llega el invierno y la niebla lo invade alrededor como si estuviera navegando entre la nada.
Este castillo es el de Peñafiel, localidad Vallisoletana en España. Se que la historia puede parecer aburrida, mas no es así, es cuestión de cerrar los ojos y trasladarnos magicamente a esa epoca..te atreves?..Vamos !..adelante !
Os cuento que el castillo de Peñafiel se adapta al estrecho y largo cerro sobre el que se asienta en la localidad del mismo nombre, en la provincia de Valladolid, a 56 kilómetros de su capital. Peñafiel constituyó junto con su castillo un punto fundamental en la línea defensiva del Duero, tanto para cristianos como para musulmanes allá por los siglos IX y X. Desde el cerro el castillo dominaba los valles de los ríos Duero, Duratón y Botijas, y protegía la población. Está situado en la antigua frontera cristiano-árabe y controlaba la línea del Duero y el final de la ruta del río Duratón, camino medieval que venía desde tierras segovianas.

Su primera edificación data de principios del siglo X. Las primeras noticias de esta fortaleza datan de principios del siglo XI cuando el conde Sancho García lo toma a los árabes y pronuncia la célebre frase desde hoy en adelante esta será la peña más fiel de Castilla, con lo que dio origen al nombre de la villa, que antes se llamaba Peña Falcón. El señorío de Peñafiel, creado por Fernando III el Santo, pasa a manos de Alfonso X el Sabio y de éste a su sobrino Don Juan Manuel, el infante poeta, autor del conocido libro El Conde Lucanor. Es éste quien reedifica la vieja fortaleza del siglo XI, que se prolongaba a través de unas murallas, hasta rodear toda la villa. Don Juan Manuel lo donó al monasterio dominico de San Pablo. Sin embargo, el castillo actual es obra inacabada, edificada sobre las ruinas anteriores, en el siglo XV, por Don Pedro Girón, maestre de la orden de Calatrava, durante el reinado de Juan II de Castilla.
En 1442 nació aquí el desdichado príncipe de Viana. Este príncipe era hijo de Juan II de Aragón y Blanca de Navarra. A la muerte de su madre, se vio obligado a gobernar el reino con la segunda esposa de su padre. Surgieron discordias y el reino se dividió en dos grupos. El príncipe fue encarcelado y murió envenenado a los pocos meses..es lo que tiene esa época..no te podía fiar verdad?
Por su original forma se le ha comparado con un inmenso barco anclado en la meseta castellana y está considerado como joya de los castillos vallisoletanos y uno de los ejemplos más perfectos de los llamados castillos roqueros en Castilla y seguramente en España.
Tengo que afirmar que siempre me atrajo esta fortaleza..tanto, que en el año 1993 hice en el un evento con el fin de recaudar fondos para su restauración y mantenimiento.
Su estilo es ojival germánico. Su planta rectangular, de unos 210 metros de longitud por unos 35 metros de anchura, y termina hacia el norte formando un ángulo agudo. Consta de dos recintos. El recinto exterior es grueso y presenta una puerta defendida por dos cubos. El recinto interior presenta la fuerte chimenea-torre del homenaje y cortinas de muralla que se apoyan en 30 torres redondas, separadas cada 10 ó 15 metros, que se corresponden en ambas fachadas. Igualmente aparecen cubos en los ángulos y en el centro de la pequeña fachada que da al sur.
Situada con una ligera orientación al norte está la torre del homenaje, de 34 metros de altura y planta rectangular. Está flanqueada por ocho torrecillas cilíndricas en los ángulos y en el centro de sus cuatro lados. El interior de la torre consta de dos plantas abovedadas, dos cámaras que se nutren con bóvedas de cañón, unidas por una escalera de caracol de planta cuadrada, y rematada con el típico matacán almenado con garitas en las esquinas. La planta inferior se usó de prisión y la superior, de gran altura, posee ventanales y chimeneas. A ambos lados de la torre se desarrollan dos amplios patios, actualmente vacíos pero que debieron albergar pabellones para soldados y siervos y las caballerizas al sur y los almacenes y el aljibe al norte. Aún subsiste el aljibe que suministrara agua al castillo y cámaras subterráneas junto a la torre. Se completa el conjunto con una puerta de escape y con galerías. También se ve el paseo de ronda que presenta un remate almenado. La entrada a la torre del homenaje debió de ser a través de un puente levadizo. A través de una segunda puerta, se accede al amplio patio situado al sureste, en el que se ha construido el Museo del Vino.
En este castillo se encuentra establecido el Museo Provincial del Vino. Las diferentes salas muestran los distintos procesos de fabricación del vino así como las denominaciones de origen vallisoletanas: Ribera del Duero, Cigales y Rueda. Éstas, junto a las de la Rioja, son de las mejores de España y Europa.
Toda la construcción está realizada en piedra perfectamente labrada, sillares calizos y blanquecinos que recuerdan a un gran buque. La piedra que se usó en su construcción fue extraída, al igual que la de la catedral de Valladolid, de las canteras de Campaspero.
Ahora se encuentra restaurado y algo transformado, y como os dije,  alberga el Museo del Vino., donde puedes aprender todo sobre el mundo vitícola.
Este castillo fue declarado Monumento Nacional por Real Orden del 1 de junio de 1917. Como veis..la historia nos ayuda a entender nuestro pasado..te apetece subir las escaleras de la torre del homenaje y disfrutar de la enorme vista desde arriba?..

A %d blogueros les gusta esto: