DESIDERIUM.

No preguntes como llegó hasta a mi el manuscrito, el caso es que ahora estaba desplegado delante de mis ojos descubriendome todos sus secretos. Una ténue luz de una vela alumbraba el pergamino amarillento y comido por el tiempo. Pero esa luz era suficiente para señalar una palabra en el centro del mismo ..¨Desiderium¨. Hacía muchísimoSigue leyendo “DESIDERIUM.”