EL ASCENSOR.

Vaya..llevo esperando mas de 15 minutos y el ascensor no baja, decía mientras tocaba con insistencia el botón de llamada. Estaba solo, sin nadie que pudiera dar un poco de conversación, aunque en esa situación era mejor que nadie se le acercara. Alguien debía estar cargando el ascensor de bolsas, o dejó la puerta abiertaSigue leyendo “EL ASCENSOR.”

LA CAMPANA.

Aparqué mi viejo automovil al lado de aquella torre de la iglesia. Debían ser como las 10 de la noche de un día cualquiera del mes de noviembre. Había sido un mes raro, lluvias y frio era lo habitual, aunque con mucha mas intensidad que en otros años. Miré a mi alrededor y observé queSigue leyendo “LA CAMPANA.”

El espejo.

La colina mas alta del pueblo albergaba una de los conventos religiosos mas grandes y destruidos del lugar. Abandonada en plena desamortización de Mendizabal en 1836 ya no volvió a tener el explendor de entonces, estos son ahora otros tiempos. Desde la plaza al lado de la fuente su silueta imponía respeto a pesar del mal estadoSigue leyendo “El espejo.”

La maldición del ahorcado.

El camino era largo y estrecho. Su forma sinuosa llevaba su pedregosa senda hasta la colina del ahorcado. Todas las personas del pueblo la conocían desde hacía muchísimo tiempo ya que en ella se habían ejecutado a muchos réos y también en épocas de guerras a personas inocentes que tuvieron la culpa de estar enSigue leyendo “La maldición del ahorcado.”